Home » , » Matan a un cabecilla de la barra brava de Newell's en la puerta del club

Matan a un cabecilla de la barra brava de Newell's en la puerta del club

Written By Carlos Francisco Gutierre on 08 junio 2016 | 9:56

Dos hombres lo sorprendieron ayer a la tarde en uno de los ingresos y le dispararon a quemarropa. Hubo cuatro detenidos. Matías Hernán Franchetti estaba sindicado como líder de un sector que quería controlar la tribuna leprosa.

A las 16.25 de ayer Matías Hernán Franchetti salió por la puerta principal, la número 6, del estadio en el que pasó una parte de su vida. Tenía 23 años, lo apodaban "Cuatrero" o "Cuatrerito" y era jefe indiscutido de una de las facciones de la desmembrada barra brava de Newell's Old Boys. A esa misma hora los dos ocupantes de una moto roja tipo enduro que lo esperaban a unos pocos metros de allí avanzaron en contramano por la avenida Morcillo. Uno de ellos bajó con una pistola 9 milímetros en la mano derecha y le gritó algo. El Cuatrero apenas miró a quien tenía enfrente y enseguida lo aturdieron los disparos, "ocho o nueve" según dijo un testigo.
Segundos después Matías estaba como acurrucado en el cordón de la ancha vereda del parque Independencia. Estaba muerto. Detrás del alambrado del club dos parejas que jugaban al tenis continuaron haciéndolo mientras la zona se fatigaba de móviles y curiosos. Ayer había cuatro detenidos por el hecho y a dos se les secuestró una pistola Bersa que sería el arma homicida.
Franchetti había estado detenido por una demencial balacera ocurrida en 2011 contra un grupo de hinchas de Newell's en el barrio Municipal, por estos días atravesado por una espiral de violencia en la que se menciona a un hijo de Roberto "Pimpi" Caminos, el ex jefe de la barra leprosa asesinado en 2010. Tiempo después el muchacho estuvo detenido en Lisboa (Portugal) en el marco de la causa "Carbón blanco" que investigó el contrabando de cerca de una tonelada de cocaína a Europa (ver página 38).
Su asesinato ocurrió días después del crimen de un reconocido barra de Central, Julio César Navarro, de 52 años y conocido como "Cara de Goma", asesinado el 25 de mayo de un disparo en el barrio 7 de Septiembre. Cinco días después mataron a Mario Visconti, otro ex barra al parecer vinculado con el crimen.
Si bien ayer no se aventuraba ni descartaban hipótesis sobre el móvil del crimen de Franchetti, ocurrido nada menos que diez días antes de las elecciones en el club del parque, a este contexto de violencia se suma el aparente recambio de actores en el mercado local del narcotráfico que desde hace tiempo pugna por un lugar en las tribunas de los clubes de fútbol más importantes de la ciudad.
Interceptados. Luego de los balazos contra El Cuatrero, el sicario volvió a subir a la moto. El vehículo tomó a toda carrera y en contramano por avenida Morcillo hacia bulevar Oroño. Un policía de civil vio la secuencia y dio aviso a un móvil que pasaba por el lugar. Al llegar a la esquina la moto se topó con el patrullero que los interceptó y dio la voz de alto.
Pero como la moto iba a más de 80 kilómetros los policías pidieron refuerzos. Así comenzó una corta cacería que terminó con la motocicleta rodeada de móviles en Oroño y bulevar 27 de febrero. La policía detuvo allí a Leandro Agustín A., de 31 años, y Brian Ezequiel G., de 23. A estos dos les secuestraron una pistola Bersa calibre 9 milímetros.
En la misma acción se detuvo a Antonio Alberto F., de 44 años, y a Julio L., de 35. Aparentemente estas dos personas quisieron levantar del asfalto o bien recibieron el arma de manos de algunos de los dos ocupantes de la moto.
Pibes. A las 17, además de policías, el lugar era un hervidero de barras rojinegros. "Mandame dos piernas tuyas y bajame unas herramientas. Hay dos en la (seccional) 5ª, voy a averiguar quiénes son", sentenció un barra ante un teléfono celular que movía con furia. En la jerga de la calle, "dos piernas" son dos personas.
Una mujer joven, al parecer hermana de Franchetti, lloraba desesperada: "Le dije que estaba regalado, le dije que no viniera", le decía a un amigo que la abarcaba con sus brazos y que tampoco podía entender la muerte así, tan inmediata.
Al llegar la fiscal Marisol Fabbro, alrededor de las 18, habló con la familia de Franchetti y le informaron que en el lugar se habían recogido 14 vainas servidas. Luego la funcionaria ingresó al club para observar las cámaras de vigilancia.
A las 20 Fabbro abandonó la escena de una manera muy particular: amagó con salir por una puerta y lo hizo por otra, con el aparente objeto de no tomar contacto con la prensa. Lamentablemente, por esa razón, no hubo en el lugar una versión oficial del hecho, apenas compensada con un escueto parte de prensa posterior.
Difícil. Fuentes consultadas en el entorno de Newell's Old Boys coincidieron en que Franchetti era, además de socio del club, cabecilla de una de cuatro o cinco facciones que ocupan la tribuna con intenciones de hacerse del control de la barra. Y algunos situaron lo ocurrido en el escenario preelectoral de la entidad del parque, momentos en los que suelen darse movimientos para futuros acercamientos con quienes resulten electos como las nuevas autoridades.
En ese sentido, si bien algunos mencionaban al joven asesinado como el jefe de la barra de Newell's otros lo situaron como al frente de una de las facciones con intenciones de hacerse con el control. En ese contexto, una versión periodística que no pudo ser confirmada por las fuentes policiales consultadas por este diario daba cuenta de que ayer habría sido baleado otro barra leproso que también tendría intenciones de hacer del control de la hinchada.
Al respecto, el subsecretario de Investigación Criminal y Policías Especiales del Ministerio de Seguridad, Rolando Galfrascoli, reconoció ayer que "las estrategias de prevención nunca van a alcanzar" para frenar casos como el asesinato de ayer. "Los ajustes de cuenta parecen no terminar más, esto va a ser difícil de frenar. Hay un marcado recrudecimiento de la violencia relacionado a este tipo de organizaciones", reconoció Galfrascoli, quien se rehúsa a denominar "barrabravas" a los delincuentes que participan de estos grupos delictivos. "Ahora hay que ver si esto tiene o no que ver con un ajuste de cuentas o tiene alguna relación con la actividad que desarrollan a quienes algunos llaman barras, ligados a clubes de fútbol", dijo a LT3.
Barrios. Según trascendió, Franchetti vivía en bulevar Seguí y Avellaneda, aunque era oriundo del barrio municipal de Grandoli y Gutiérrez. Algunas fuentes lo vincularon con familias ligadas al delito de zona sur. También se dijo ayer que iban a pasarlo a buscar por la puerta del club luego de que mantuviera una reunión con dirigentes de la institución, pero nunca llegaron.
También se vincularon con este episodio una serie de disparos que sonaron ayer a la tarde en el barrio Municipal de Alice y Lamadrid. Algunos decían que eran por festejos. En este convulsionado clima, se investigan los móviles del asesinato de este joven.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger