Home » , » Una mujer asesinada al quedar en medio del ataque a tiros a su vecino

Una mujer asesinada al quedar en medio del ataque a tiros a su vecino

Written By Carlos Francisco Gutierre on 12 febrero 2016 | 7:55

Alejandra Gorosito tenía 5 hijos y junto a su marido fabricaban ladrillos y cirujeaban. La balacera fue por denunciar el robo de un par de caballos.

Luis muestra una foto familiar y se pregunta qué hará desde ahora. (Virginia Benedetto / La Capital)
Claudio Berón / La Capital 
Alejandra Gorosito comió su último asado de falda la noche del miércoles. Lo hizo en el patio de su casa de chapas, en la zona rural del extremo oeste de la ciudad, muy cerca del límite con Pérez. Estuvo rodeada por sus cinco hijos y su marido, una familia que se sustenta con la fabricación de ladrillos y el cirujeo. Para eso tienen un caballito flaco  que pisa el barro con el que hacen los ladrillos. Atrás de su casa vive “El tarta”, que tiene tantos caballos como problemas con una familia que vive en las cercanías.
  La noche del miércoles dos personas fueron a buscarlo para arreglar esos problemas. Lo llamaron dos veces: “Tarta, Tarta”.  Él se escondió en su casa y los intrusos, desde el caballo que montaban, dispararon tres veces. Pero el diablo pasó por ahí y desvío una de las balas. Ese proyectil  impactó en el pecho a Alejandra Gorosito, de 45 años, su vecina, que comía un asado familiar entre el barro y los cartones, en el patio sucio donde cayó sin vida.

Olvidados. Según el catastro municipal el hecho ocurrió en Camino del Indio y 27 de Febrero, jurisdicción de la comisaría 32ª. Pero es sólo una indicación. En realidad el lugar es un caserío de chapas y algunas de material. Basurales que siempre tiran humo, barro y zanjas que huelen mal. No hay luz, ni agua. un lugar olvidado.
  Tras el crimen, el fiscal Adrián Spelta ordenó detener a tres personas que viven a menos de 200 metros de la casa de los Gorosito, en una vivienda más que precaria cercana a un monte. Los identificaron como Juan Carlos G., Sergio Daniel B. y Verónica Milena V., todos de 29 años. Pero los vecinos sostiene que ninguno de ellos le disparó a Alejandra. Dicen que fue otro.
  A los sospechosos la policía les secuestró una escopeta calibre 12 milímetros de caño corto con un cartucho intacto en la recámara, varios cartuchos de 16 milímetros y una cuchilla de 20 centímetros de hoja. Al pedir los antecedentes de los apresados saltó que Verónica V. tenía pedido de captura del juzgado de Menores del departamento General López desde agosto de 2004.

¿Qué hago ahora? Cuando los tiros llegaron a la casa de Alejandra, su esposo Luis alcanzó a ver un caballo con dos jinetes parado en el cruce de dos caminos que no tienen nombre siquiera. “Estaban ahí y gritaron tres veces el nombre de «El tarta». Después empezaron a tirar. Alejandra apenas se levantó de la silla y un balazo le entró por abajo del brazo, le destrozó todo”, sintetizó a duras penas el hombre de trabajo duro.
  “Ella estaba contenta porque íbamos a hacer en el terreno de al lado la casa de material. Trabajamos con ladrillos, tenemos un caballito y los vendemos. Y yo a veces vendo cartones. No sé que hacer ahora. Tengo cinco hijos chicos, el menor tiene 2 años y ahora me tengo que disfrazar de mamá y papá”. Mientras decía eso su hija de 6 años le preguntaba a Luis: “¿Dónde está el peine papi?”. La respuesta fue: “No sé”.
  Luis está lleno de indignación. No es de mucho hablar y el silencio lo gana. Entre dientes cuenta que “fue un problema de una familia con otra. Ellos se roban entre sí y tienen broncas pendientes. Pero mataron a mi mujer que no tenía nada que ver. «El tarta» vive acá atrás”.

Un viejo tema. Para llegar a la casa de El tarta hay que entrar por otra vivienda y caminar sobre un sendero de fango. El alambrado encierra un lote y en él una casa mitad material mitad chapa, un establo con cinco caballos sucios y mucha basura. “Es un tema viejo. Los de la familia Ch. me robaron unos caballos hace uno o dos años. Yo hice la denuncia en fiscalía pero no me dieron pelota. Hace unos meses me viene tirando tiros. Me rompieron los vidrios de la casa, me perforaron las paredes y yo los denuncié dos veces por intento de homicidio, pero no me dan pelota”, repite.
  Y entre oraciones cortas desploma el trabajo de la fiscalía: “No la mataron los que están presos. Fue «El rulo» Ch. Los que cayeron son primos de ese”. Y Luis Gorosito lo repetirá. “No fueron ellos, fue otro”.
  La tarde de ayer, en un club de Cabín 9, cinco hijos y un viudo velaban a Alejandra, una mujer que esperaba tener su casa de material en un par de años.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger