Home » , » "Yo soy la mano derecha de Gorosito, pero no tengo que ver con la droga"

"Yo soy la mano derecha de Gorosito, pero no tengo que ver con la droga"

Written By Carlos Francisco Gutierre on 12 junio 2015 | 9:11

"Yo soy la mano derecha de Gorosito, pero no tengo que ver con la droga"

Juicio oral por la causa “Carbón blanco”. Lo dijo Héctor Roberto, oriundo de Arroyo Seco y acusado de integrar la banda que mandó una tonelada de cocaína a Europa.

Héctor Roberto y Patricio Gorosito ayer, en la sala de audiencias de los Tribunales chaqueños.
Hernán Lascano / La Capital (Resistencia. Enviado Especial) 
Héctor Roberto es, junto a Patricio Daniel Gorosito, el otro vecino de la ciudad de Arroyo Seco que está siendo juzgado como integrante de la organización que intentó enviar una tonelada de cocaína a Europa disimulada en el interior de bolsas de carbón vegetal, hecho que llevó a nombrar el caso como "Carbón blanco". Hasta ahora poco se habló de él. Su persona quedó ocultada por la mayor popularidad de su coterráneo, quien fue fundador y dirigente del Club Real Arroyo Seco y comparece en este proceso como uno de los líderes del grupo narco.
"Yo soy la mano derecha de Gorosito. No me molesta que el fiscal lo diga. En lo que se equivoca es en pensar que tengo algo que ver con toda esta locura de la droga. Yo era el responsable de todas las cuestiones del fútbol del Club Real Arroyo Seco y era quien trasladaba plata y documentos a pedido de Patricio, pero siempre relacionadas con cuestiones del club. Ahora estoy metido en todo esto, me encuentro enfermo y no tengo un peso", dice Roberto, de 63 años, en uno de los intervalos del trámite que se sigue en el Tribunal Federal Oral de Resistencia, Chaco.
En una decisión que, buscada o no, significó patear el tablero, ayer Roberto hizo algo que interrumpió el juicio oral que empezó el miércoles. Cuando estaban por declarar los operarios que trabajaban en el galpón de la empresa Carbón Vegetal del Litoral SRL, en la localidad chaqueña de Quitilipi, lugar del cual salió el contrabando de cocaína, Roberto pidió el micrófono. Entonces le dijo a los jueces del tribunal que solicitaba cambiar a su abogado defensor, hasta ayer Alejandro Espinoza Güerci. "No me siento bien con él por motivos que prefiero no explicar", dijo. El imprevisto obligó a las autoridades judiciales a posponer la audiencia hasta que un defensor oficial esté en condiciones de ejercer la representación leagl de Roberto. Los magistrados Ramón Luis González, Eduardo Ariel Belforte y Rubén David Quiñones aceptaron la petición y el nuevo defensor deberá leer los 64 cuerpos de la causa antes del martes, cuando se reinicien las audiencias.
Viejos conocidos.PUNCTUATION_SPACERoberto y Gorosito se conocen desde los cinco años. Fueron a la misma escuela primaria arroyense y sus casas están muy cerca. Cuan,do dialogan en voz baja duante los recesos de las audiencias parece palpable que los une una vida compartida. Las esposas de ambos asisten juntas las alternativas del juicio en la última fila del público .
"Yo manejaba plata y documentos pero eso era del fútbol. Era un empleado de Patricio. Iba a buscar el dinero para la fábrica de carbón vegetal que él tiene en Suncho Corral, en Santiago del Estero, y trasladaba la plata a donde era necesario hacer pagos. Lo mío era todo lo del futbol, era el tesorero del Real Arroyo Seco, estaba con los técnicos, me ocupaba de los jugadores. Lo que Patricio mandara", comenta Roberto a La Capital.
Sin embargo, tanto la fiscalía del juicio oral a cargo de Federico Carniel como la querella, constituída por la Aduana Nacional por la cual salieron sin ser advertidos dos de los tres cargamentos de cocaína detectados luego en Portugal, sostienen otra cosa. Afirman que el rol de Roberto en la banda era efectivamente trasladar dinero y documentos necesarios para que la empresa dedicada al contrabando pudiera funcionar. "Cada miembro en su papel era indispensable para que los contenedores burlaran el control aduanero. Tenemos por pobado que para eso cada persona era indispensable con sus distintas funciones. De no haber estado alguno de ellos el contrabando no habría salido", dijo el fiscal Carniel a este diario.
La primera vez. Roberto tiene esposa y dos hijos: uno es ingeniero y el otro futbolista. Hasta el 18 de mayo de 2012, cuando lo detuvieron, no tenía antecedentes penales de ningún tipo. Cuenta que trabajó más de treinta años en una fábrica de jabones y limpiadores de Arroyo Seco llamada Tec-San. Allí contrajo silicosis pulmonar, una enfermedad que le provocó un enfisema que aún le ocasiona trastornos respiratorios. "En Rosario la fábrica estaba en 25 de Diciembre (sic) pasando 27 de Febrero. Elaboraba el jabón en polvo Santa Fe. Yo trabajaba ahí y en la planta de Arroyo, en el preparado de puloil. El tratamiento con piedra molida es terrible para los pulmones, con decirle que nueve personas en esa planta murieron por eso. Uno de ellos mi hermano Carlos, a los 53 años", dice.
Cuando el mismo cuadro que mató a su hermano se manifestó en él, explica Héctor Roberto, decidió irse de la fábrica. Y ahí le dio una mano su amigo y vecino Gorosito. "Estaba enfermo y tenía una edad en la que no me tomaba nadie. Yo empecé a ocuparme de todo en el club. Claro que era la mano derecha de Patricio".
Grondona y la plata. Una de sus actividades rutinarias era, según dice, ir en el auto hasta la casa del ex presidente de la AFA, Julio Humberto Grondona. "Yo iba a la casa de él en Sarandí. Patricio tenía mucha relación por los jugadores que le pasaba a Arsenal, también llevaba papelerío. Grondona a veces venía, no fue solamente cuando vino el presidente del Barcelona y Lionel Messi, que eso lo saben todos, vino muchas más veces" al club de Arroyo Seco del cual Gorosito, según le dijo a LaEN_SPACECapital en una entrevista publicada en la edición de ayer "era el testaferro" del fallecido presidente del fútbol argentino.
En algún momento Roberto y Gorosito quedaron distanciados porque el primero, en la etapa de instrucción, dejó traslucir al ser indagado que el hombre fuerte del Real Arroyo Seco era el jefe del grupo. Gorosito públicamente admite que delinquió (el peso de la prueba le hace difícil otra cosa) pero no desde un papel de conducción de la banda lo que le supondría una mayor pena en caso de producirse condena.
Roberto estuvo varias veces en la localidad de Quitilipi, en Chaco, en el depósito donde se embalaba el carbón vegetal que salió con la cocaína con destino europeo. El jura que no sabe nada de eso. El Cuerpo Médico Forense de la Nación dice que su cuadro de enfisema pulmonar e hipoxemia requieren que se implemente un regimen higiénico dietético con adecuadas condiciones de temperatura y humedad. Eso hizo que hubiera que trasladarlo de la cárcel de Roque Sáenz Peña en Chaco, donde en diciembre no son raras las temperaturas de 45 grados con alta humedad, al Hospital Penitenciario de Ezeiza, donde pasó un año y once meses.
"Ahora hace unos pocos meses que me dieron la libertad hasta el juicio", dice Roberto. "Estoy en mi casa de Arroyo Seco, arruinado. Vivo gracias a la ayuda de mis hijos".
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger