Home » , » Un joven murió desangrado tras recibir un tiro en la femoral en un oscuro episodio

Un joven murió desangrado tras recibir un tiro en la femoral en un oscuro episodio

Written By Carlos Francisco Gutierre on 08 mayo 2016 | 11:58

Alejandro Pereyra tenía 24 años. Sobre su deceso se dice que puede haber muerto robando, en medio de una pelea o atacado por un rival.

Durante los últimos tiempos las madrugadas en el barrio La Guardia se han teñido de violencia. Y la de ayer no fue una excepción. Según relataron algunos vecinos, poco después de las 2.30 un par de disparos y varios gritos quebraron el silencio en la esquina de Italia y Juan Canals. Primero fueron las detonaciones. Luego un agrio grito: "Choro, dejá lo que robaste". Lo que pasó luego sólo se pudo deducir siguiendo un rastro a lo largo de los 200 metros que separan ese punto de Mister Ross al 1800. Allí un muchacho se desplomó sin vida, a la altura de pasaje Melián. "Escuchamos los gritos de desesperación de unas chicas muy jóvenes que estaban sobre el cuerpo. Al lado había un pibe en una moto, pero que no intervenía. Cuando ya estaba la policía, los gritos cambiaron. «Vos lo traicionaste, traidor», pero no sé a quien se referían", recordó una vecina.
El pibe sobre el que lloraban sus amigas, mientras trataban de reanimarlo con desprolijas maniobras de reanimación cardio pulmonar, se llamaba Alejandro Emanuel Pereyra y tenía 24 años. Vivía en inmediaciones de Flammarión al 4700, a unas ocho cuadras de donde cayó muerto.
Según precisaron fuentes allegadas a la causa penal, en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Pablo Pinto, la víctima tenía un balazo que le ingresó por el glúteo izquierdo y le salió por la región inguinal del mismo lado, según el informe preliminar de la autopsia realizada ayer mismo en el Instituto Médico Legal. Ese proyectil le lesionó la arteria femoral y el muchacho murió desangrado. Entre sus ropas le secuestraron un destornillador ensangrentado, un arma que podría haber utilizado en algún episodio previo.
Aunque sobre las circunstancias que rodearon al crimen hay al menos tres versiones, ninguna tiene la fuerza de certeza.
Entre calles levantadas. Mister Ross entre Italia y Dorrego parece una cuadra bombardeada sobre las que máquinas pesadas trabajan en la gestación de un pavimento tan añorado por años como padecido en el presente. "Hace más de un mes que están con ésto. Dijeron 30 días, pero no lo veo", dijo una doña de la cuadra mientras miraba la obra a la que le falta bastante más que un mes de trabajo. En ese marco los vecinos se las ingenian para caminar bien pegados a las paredes para evitar torceduras en sus pies. Allí, al 1800 de Mister Ross, el equipo periodístico de este diario tropezó con una reguero de sangre que terminaba 200 metros más al sur, casi en el cruce de cortada Florencia y Juan Canals.
Así fue que en el diálogo con los vecinos se pudo tener acceso a un contexto que marca la vida cotidiana de la zona. En inmediaciones de Italia y Milan existe un punto de venta de drogas, un dato no menor a la hora de analizar la dinámica de los conflictos en la zona. "Cerca de las 2.30 de la mañana se escucharon unos disparos y gritos: «Choro, dejá lo que robaste». Y después un silencio feo", explicó una vecina a metros de cortada Florencia y Juan Canals poniéndole un punto de inicio al rastro de sangre. Así comenzó un macabro seguimiento de ese sendero mientras los vecinos iban relatando su verdad.
"Andaba choreando". "Lo que cuentan es que este pibe andaba choreando por Juan Canals y España. Y que se equivocó. Dicen que se escuchó que le gritaron que dejara lo que había robado. La sangre está por todos lados. Hay algunos que dicen que caminó, otros que lo quisieron llevar en una moto. Lo concreto es que murió acá a la vuelta, por Mister Ross. Era de (la villa de calle) Flammarión y nada bueno viene de esa zona. Si andaba choreando, es como dijo un vecino: «Uno menos»", explicó un muchacho a mitad de camino del calvario que sufrió Pereyra antes de caer. La sangre sobre el pavimento de Italia al 4400 da idea de la desesperación que pudo haber padecido mientras la vida se le iba por la femoral.
Últimos minutos. Como pudo, Pereyra dobló por Mister Ross y a la altura de Melián cruzó la calle de tierra arada. Al llegar a la vereda no aguantó más. Tres amigas y un hombre sobre una moto fueron las últimas imágenes que se llevó. Murió sobre los yuyos, al costado de la calle.
"Escuché gritos de auxilios de tres pibitas. Me asomé, pero qué iba a salir. Mirá como vivimos, entre rejas. Vi que le querían hacer resucitación pero no tenían ni idea. Al rato llegó la policía. Cuando la ambulancia apareció, 15 minutos después, ya estaba muerto. Ahí los gritos cambiaron, había más muchachos. Escuché que a uno le gritaban: «Vos lo traicionaste, traidor, traidor», pero no puedo decirte hacia quién iba la recriminación", indicó una vecina.
El fiscal Pinto tiene sobre su escritorio varias hipótesis sobre el homicidio entre las cuales la tentativa de robo quedó muy relegada. Una es la que aportó la familia del muerto, que dijo que Pereyra iba con un amigo que resultó herido de bala en una pierna y ayer era buscado para que declarara. Otra se asentó en viejos rencores y rivales del barrio. La tercera, un robo que salió mal, tal como lo relataron los vecinos de barrio La Guardia.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger