Home » » La vigencia del negocio de Los Monos con sus presuntos líderes en la cárcel

La vigencia del negocio de Los Monos con sus presuntos líderes en la cárcel

Written By Carlos Francisco Gutierre on 15 febrero 2015 | 10:34

Escuchas captadas desde agosto exponen cómo desde prisión el núcleo principal de los Cantero sigue manejando actos violentos y delitos. La persecución penal no afectó sus negocios criminales.

Por Hernán Lascano / La Capital (policiales@lacapital.com.ar)

Los múltiples negocios criminales de la banda de Los Monos no se vieron afectados con la persecución penal que puso a buena parte de sus presuntos miembros bajo proceso judicial y que mantiene a los más destacados tras las rejas. Eso puede advertirse fácilmente en el contenido de las más recientes escuchas telefónicas incorporadas al expediente de la causa principal, la 913/12, en los últimos meses. Lo que allí aparece son abundantes alusiones a la continuidad del mismo encadenamiento de ilícitos. Desde la cárcel, las personas que fueron detenidas en 2013 y procesadas hace un año, según las escuchas, demuestran seguir moviendo los hilos de actos que ocurren extramuros: homicidios, amedrentamiento con disparos de armas de fuego hacia viviendas, usurpaciones, venta de protección, compra y acopio de armas y municiones, comercialización de droga y estafas a compañías de seguros con siniestros simulados.
En esas interceptaciones además se advierte el modo repetido de procurar, mediante sobornos o presiones intimidatorias, que testigos de delitos que implican a Los Monos alteren sus declaraciones para favorecerlos, lo que supone maniobras de falso testimonio o estafas procesales. Al respecto, hace dos semanas este diario divulgó cómo se hizo en el caso del asesinato de Diego Demarre, donde Máximo Ariel "Guille" Cantero, uno de los líderes del grupo, está procesado como ejecutor material. En ese mismo cuerpo de escuchas de 62 páginas, que entró al juzgado de Instrucción 5 en octubre, consta un intento de maniobra similar para beneficiar a un histórico allegado a los Cantero, Leandro "Pollo" Vinardi, quien está preso y procesado por el crimen de Sergio Pared.
Lo que desnudan las escuchas reviste gran relevancia ahora, cuando la suerte de los procesados en las distintas causas relativas a Los Monos empieza a tener definiciones. Su revelación no implica comprometer ninguna investigación en curso: los defensores están al tanto de su contenido, lo que supone que sus clientes saben perfectamente que fueron escuchados y sobre qué asuntos.
El valor probatorio de las escuchas es motivo de discusión jurídica entre acusadores y defensores (ver aparte). Pero los diálogos interceptados rebosan de sentido. Sobre todo porque los usuarios de las líneas aluden a las mismas prácticas, y en las mismas zonas, que los llevaron a la cárcel. Y a nombres y detalles minuciosos del mundo del hampa local.
En las escuchas sobresale el modo en que personas de la banda dialogan con detalles o quedan vinculadas a homicidios que luego se cometieron. Es particularmente notable un pasaje en que un procesado de Los Monos, en una escucha del 20 de agosto de 2014 registrada en el CD 13, le pide a su interlocutor que marque al padre de Luis "Pollo" Bassi. Esa persona, Luis Bassi, terminó ejecutada a balazos dos meses después: el 22 de octubre. Lo que es un indicio de la conexión de Los Monos con ese crimen.
También aparecen menciones entre los usuarios escuchados de los asesinatos de Rodolfo Fretes, fulminado de siete balazos en barrio Tío Rolo el 29 de octubre pasado; de Diego Godoy, muerto en el boliche Jalizco de Fisherton el 28 de julio; de Juan Rodríguez, apuñalado en la alcaidía de Jefatura el 28 de agosto y del ataque a tiros contra Jorge Laferrara.
● En una llamada del 14 de agosto a las 20:59 en el que se escucha el celular de un integrante de Los Monos preso en la cárcel de Piñero esta persona habla con un tal Alan al que le dice que le habrían usurpado un búnker que estaría ubicado en Pasaje Ancón y Saavedra. Y le señala que tendría que "tirar un par de tiros" lo cual le vendría bien ya que recibiría plata a cambio. Al mismo tiempo el miembro de la banda de Los Monos le confirma que mataron "al viejo Laferrara", a lo que Alan le pregunta "si es parte de allá" y el primero le responde que sí, por lo que Ema le termina recriminando "cómo no me avisan de esos trabajos fáciles y seguros", ya que está necesitado de hacer plata. En realidad Jorge Laferrara no había muerto. Pero el día de esa conversación le pegaron dos tiros en un hecho que la prensa recogió recién dos meses después. Laferrara, de 55 años, era socio de Máximo Ariel Cantero, quien está prófugo. Laferrara tuvo condenas por narcotráfico y homicidio.
● En una llamada del 15 de agosto a las 22:24, la misma persona escuchada en la cárcel de Piñero y procesada por ser parte de Los Monos le cuenta a Alan que lo llamó Guille Cantero y que le dijo que si no tiene armas Guille le prestaría una. Le señala que tendría que hacer "un poco de ruido en una vivienda de dos pisos por calle Ancón donde anteriormente vendían". Y que en ese lugar se encontraría con un tío al que apodan "Pingüino" (según el texto que contiene la escucha sería de apellido B. y con domicilio en Amenábar al 4000) por lo que Alan le pide que le preste la 9 milímetros y que por el trabajo recibiría un pago a voluntad de Guille. También hablan de la posibilidad de comprar herramientas (armas) y confites (balas) ya que tienen de todos los calibres menos la que necesitan. El dueño de la línea le dice que "una vez hecho el trabajo" le pase el arma "a su tío Pingüino" para que éste la custodie.
● A las 16:31 del día 16 de agosto el usuario escuchado recibe una comunicación de quien es, de acuerdo a la voz, Guille Cantero. El dueño de la línea le dice a Guille que Alan ya había hecho el trabajo encargado el día anterior por la noche, "siendo que tenía que bajar un cargador en una casa de pasaje Ancón que le habrían ocupado a Guille" (textual del texto de la escucha). En esa misma conversación el usuario escuchado le dice a Guille que le ofrecieron el negocio del barrio La Lata, el de calle Pueyrredón, el de Cerrito y Esmeralda (en alusión presunta a puntos de venta de droga). En una siguiente comunicación, a las 21:33, Alan le dice al usuario que no se equivocó y que el trabajo "había salido bien" (en alusión a la balacera contra la casa de Ancón). El 23 de agosto a las 18:06 le piden a Alan que devuelva la pistola que le prestaron para hacer el trabajo. El frente de la vivienda de pasaje Ancón 3310 apareció rociado de disparos.
 ● El 27 de agosto a las 19:40 este usuario recibe un llamado de Guille Cantero, que le dice que va a recibir una comunicación de un tal Raúl porque tiene “dos casas en la Sexta” y que del negocio participarían “un 50 y 50”.
En varias comunicaciones señalan que van a pagar testigos para que declaren falsamente en causas penales a fin de favorecer a los imputados en ellas. Pasó de manera clara en el reconocimiento generado por la viuda de Claudio “Tarta” Demarre, asesinado a balazos, para favorecer a Guille Cantero, procesado por su homicidio calificado (ver aparte). Y también pasa en el homicidio de Sergio Pared, en el cual está procesado un miembro de Los Monos, Leandro “Pollo” Vinardi. Guille Cantero dice (27/08 a las 20:11) a un tal Tiso (sería primo de Sergio Pared) que necesita que se contacte con familiares de la víctima para que por 200 mil pesos estos cambien la declaración con el fin de que Vinardi recupere la libertad. Guille dice temer que el imputado (Vinardi) “por resentimiento se largue a hablar” y recuerda que no tiene problema de poner la plata ya que la tiene. (Vinardi era tenido como un lugarteniente de Guille Cantero)
● El 1º de septiembre a las 15:36 el mismo usuario preso conversa con otro procesado por integrar Los Monos sobre el homicidio de Juan Rodríguez, asesinado dentro de la alcaidía de jefatura tres días antes, el 28 de agosto. Revelan saber quién lo hizo y por qué. Hablan de un búnker que controla el grupo en la calle Dinarmarca al 500, en Saladillo. Dicen que hay que ampliar el emprendimiento y señalan: “Ahí el negocio es agarrar las casas que están usurpadas hace bastante tiempo como para sacarlos y meterse”. Sostiene que le darán a alguien la receta de lo que preparaba el Arón (se refieren a Arón Treves, tenido como cocinero de cocaína y preso en una causa por homicidio y por tráfico de drogas, históricamente relacionado con los Cantero) “Leandro y el Gitano tienen la receta, es de la mejor”, dicen.
● El 4 de septiembre a las 18:52 hablan dos procesados por integrar Los Monos. Dan cuenta de cómo hay que tomar represalias contra quienes se les rebelan. Afirman que Guille “va a mandar a alguien a ajustar a la Norma con un tal Cepillo, en la zona de la Sexta, ya que ella se jactaría de que Los Monos no tienen más poder”. También dicen querer darle “a Cota y al Tío Pacha”. Y dicen que “El Gordo” (sería Guille) querría matar “al Gitano” (se supone que aluden a El Gitano Fernández, quien conducía el auto desde el que Guille, según la acusación, disparó para matar a Demarre).
Esto se nota a lo largo de todas las escuchas. Que tomar represalias con venganzas o balaceras implica la pretensión de demostrar que aún en la cárcel el grupo tiene control de lo que pasa en la calle. En otras palabras, que no se ha desmontado su mecanismo de influencia y poder.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger