Home » , » Lo corrieron hasta la casa del hermano y lo mataron a golpes, puntazos y tiros

Lo corrieron hasta la casa del hermano y lo mataron a golpes, puntazos y tiros

Written By Carlos Francisco Gutierre on 07 febrero 2015 | 20:47

Fue a la madrugada en Polledo al 3500, en el complejo de viviendas deniminado "Zona Cero". La víctima tenía 19 años y fue perseguida por seis muchachos del barrio.

El crimen de Gastón ocurrió dentro de la casa de su hermano, en Polledo al 3500, en la llamada Zona Cero.
Por Leo Graciarena / La Capital

A Gastón Espinoza lo corrió media docena de muchachos para matarlo. Y nadie los detuvo. Ocurrió ayer a la madrugada en Polledo al 3500, en el complejo de viviendas denominado "Zona Cero", en el noroeste rosarino. Espinoza, de 18 años y oriundo de los monoblocks de Sánchez de Thompson y Grandoli, en el otro extremo de la ciudad, había llegado al barrio hace menos de un mes para cuidar de una posible usurpación la casa de su hermano, quien tiene a su pequeña bebé de seis meses internada en el hospital Español. "Como ellos (por el hermano de la víctima y su esposa) no están nunca porque se turnan para cuidar a la bebé, lo trajeron a Gastón a cuidar la casa y evitar que se metan desconocidos adentro", explicó Alejandra, familiar del muchacho asesinado.

Y luego relató como lo mataron, pasadas las 3 de la mañana. "La cuñada de Gastón escuchó gritos y gente que corría. Abrió la puerta de la casa para ver que sucedía y Gastón entró corriendo y detrás se metieron cinco o seis personas. Lo arrinconaron en un sillón y le pegaron entre todos. Le dieron una puñalada y él trató de defenderse, pero le pegaron un tiro. Cuando ya se iban, uno del grupo se volvió y le pegó otro balazo más. Los vecinos dicen que se escucharon más de 15 disparos", aclaró la mujer. Lo cierto es que las pericias dicen que Espinoza recibió un balazo en el tórax y otro en la nuca, y que murió en el lugar. "En el forcejeo con Gastón uno de los agresores resultó herido con un balazo en la panza y en el Alberdi dijo que le habían robado las zapatillas. Mirá como cambiaron lo que pasó", agregó una vecina del lugar.
Según consignaron fuentes de la pesquisa, en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Pablo Pinto, al hospital Alberdi ingresó pasadas las 3 de la mañana y desde Zona Cero, un hombre herido de bala en el abdomen. Al ser entrevistado por la policía de la guardia, Ricardo A., de 19 años y domiciliado a metros de la escena del crimen de Espinoza, dijo que lo habían baleado en el intento de robo de sus zapatillas. En principio el fiscal Pinto, basándose en la entrevista que le realizó la policía al muchacho herido, no vinculaba los casos. Aunque desde la Fiscalía se indicó que se le tomaría declaración nuevamente para limar incongruencias en el testimonio.
Dos barrios, una calle. Al sur de calle Salvat, entre Polledo y avenida Villa del Parque, se levanta un complejo de 1.443 viviendas de dos plantas adjudicadas por del Programa Habitacional Rosario Norte. Un sector de barrio Nuevo Alberdi que se conoce por el nombre de Zona Cero. Esta barriada del extremo noroeste de Rosario está edificada frente al asentamiento precario denominado "Ciudad Oculta", un lugar con casitas de dudosa numeración catastral. Los dos comparten la escenografía y buena parte de las postergaciones. Aunque algunos viven en flamantes casas de cemento y otros en ranchos de madera y chapa. Desde hace dos o tres años, cuando las viviendas de la Zona Cero comenzaron a tener fisonomía de departamentos y los nuevos habitantes empezaron a engalanarlas invirtiendo unos pocos pesos, vecinos de Ciudad Oculta cruzaron calle Polledo y usurparon momentáneamente casas ya adjudicadas. Un clásico conflicto de pobres contra pobres cuyo fondo no se pudo resolver y que motiva que desde ambos lados de la calle los vecinos se miren con recelo.
El último capítulo se escribió el jueves 30 de enero pasado cuando mujeres con niños usurparon dos casas de la Zona Cero. La toma duró algunas horas y una vez recuperada la calma, el secretario de Hábitat, Gustavo Leone, advirtió: "Actuaremos de inmediato frente a cualquier intento de ocupación ilegítima de planes habitacionales. Bajo ningún punto de vista vamos a avalar la usurpación".
Mudanza provisoria. Con ese telón de fondo Gastón Espinoza dejó los monoblocks de Sánchez de Thompson y Grandoli, en la zona sur, y cruzó la ciudad para afincarse momentáneamente en la Zona Cero para cuidar la casa de su hermano y su familia. La idea era que el muchacho estuviera allí mientras su hermano y su cuñada cuidaban a su pequeña beba de seis meses que nació seismesina y está internada en el hospital Español. Gastón era uno de cuatro hermanos, trabajaba de albañil y estaba terminando la secundaria en la nocturna que funciona en la escuela de Grandoli al 3400.
"Gastón era un buen chico. No se metía con nadie por la sencilla razón de que no era de acá y no conocía a nadie. Yo pasé con el auto a las 2 de la mañana y él estaba jugando al carnaval con unas vecinas de acá a la vuelta. Sabemos el final de la historia, pero no por qué hicieron esto", relató Alejandra. "Nosotros no queremos que lo de Gastón quede como un ajuste de cuentas porque a él lo corrieron para matarlo. Y lo mataron dentro de la casa del hermano", añadió.
Las vecinas, mujeres jóvenes, hablan con este cronista con miedo en la voz. Si bien nadie lo hace público viven con la ropa en bolsas de nailón por si la cosa se pone espesa y les quieren tomar sus casas. "Ahora nosotros vamos a levantar todo y nos vamos a ir. A qué se van a quedar estos chicos acá", dijo la familiar de Gastón, mientras mostraba la ropa en bolsas negras de consorcio.
"Nosotros anoche le dijimos a la policía quiénes habían sido porque entraron a la casa y no son desconocidos. No tienen un nombre, pero cuando vos los increpas ellos enseguida te dicen que hacen esto (agredir a un pibe que no es del barrio) porque «hay que hacerse respetar». Ya hay al menos dos familias de los ranchitos que se fueron esta mañana. Sin que nadie dijera nada, levantaron sus cosas y se fueron porque estuvieron metidos en la muerte de Gastón", explicó una doña.
Ninguno de los allegados a Espinoza podía decir porqué lo mataron. Lo único que tenían claro fue la etapa final del crimen. Y el dedo acusador no tardó en apuntar hacia vecinos de Ciudad Oculta. A Gastón lo corrió media docena de muchachos. Ingresaron a la casa de su hermano, donde el pibe trató de guarecerse. Lo acorralaron en el living comedor (2 x 3 metros) y lo golpearon duramente. En esa acción Gastón recibió un puntazo y un balazo. Los familiares dicen que el pibe trató de defenderse. Los vecinos que se escucharon unos 15 disparos y que uno de los agresores fue baleado al forcejear con la víctima. Otro de los integrantes de la gavilla, con Gastón malherido, regresó y remató al pibe con un disparo en la nuca. El caso es investigado por el fiscal de la Unidad de Homicidios Pablo Pinto.

Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger