Home » , » Irrumpen en un rancho y ejecutan a tiros al dueño

Irrumpen en un rancho y ejecutan a tiros al dueño

Written By Carlos Francisco Gutierre on 25 diciembre 2014 | 22:05

José Barrios fue atacado en su precaria casa junto a su mujer y su hijito. Le pegaron seis balazos. Los móviles aún no están claros.
Quince días atrás José Omar Barrios se instaló junto a su concubina y su pequeño de un año en un más que modesto rancho de 2 metros por 2 las entrañas de villa "La Cariñosa", ese triángulo de pobreza estructural que se despliega entre bulevar Avellaneda, Uriburu y la colectora de avenida Circunvalación. A las 2.30 de la mañana una moto se detuvo frente a la precaria vivienda de la zona sudoeste y en las penumbras, sin sacarse el casco, el acompañante pateó la puerta del lugar. Tras ello comenzó a gatillar su pistola calibre 9 milímetros. Hizo al menos 13 disparos de los cuales 6 impactaron en Barrios. Su compañera se arrojó sobre el colchón y cubrió a su bebé con el cuerpo. Ningún plomo alcanzó alcanzó a la mujer y a su niño. Cuando la ambulancia llegó, Barrios, que tenía 27 años, ya había muerto víctima de una ejecución mafiosa.
Si las calles tuvieran nombre dentro de la villa La Cariñosa y la numeración catastral significara algo para los vecinos, la tapera en la que vivía Barrios con su familia estaba sobre Lamadrid a la altura del 5100, a 250 metros de la avenida Circunvalación, en el vértice sudeste del perímetro de la fábrica de autoelevadores Secco. Ayer el rancho, ubicado debajo de un añoso eucalipto y al costado de un montículo de basura, lucía más desolador que de costumbre. La puerta estaba arrancada del marco y las chapas que delimitaban la pared trasera presentaban entre seis y siete perforaciones de bala. "Cómo lo fueron a matar a este muchacho. Dos de los balazos que perforaron su casa pegaron en la mía. Decí que fue de noche, porque de día hubiera matado a otro más", describía un joven vecino del barrio mientras daba de comer a su caballo. Los impactos estaban a la altura de su cabeza.
Un rancho familiar. En el último año tres personas vivieron en ese rancho, según los vecinos del barrio. Al lugar se puede acceder por tres o cuatro puntos diferentes. Por la prolongación de la colectora este de Circunvalación, el lugar donde hace poco más de un mes Alejandro Silva fue quemado vivo por su novia (ver aparte); desde el bulevar Avellaneda y el puente de avenida de Circunvalación; o por un sendero que serpentea el paredón de la fábrica Secco y llega a Uriburu, o se bifurca en un pasillo que conduce a Avellaneda.
"Yo no escuché nada. Sólo una voz de hombre que decía: «Vamos que vienen por Avellaneda». Pero me parece que fue un pariente de la chica que se acercó a ayudar. Lo que me enteré es por lo que comentó la policía". El relato de una doña del barrio sonaba creíble, aunque inesperado pensando en que "vivir acá es como estar en el medio del campo", según ella mismo definió al lugar en el que predominan humildes viviendas construidas con chapas, maderas y cartones. Los vecinos que dialogaron con LaCapital se mostraron herméticos sobre la suerte de Barrios.
La Cariñosa es un lugar donde las postergaciones abundan. Allí, vecinos llegados del norte de la provincia y el país, fueron ganándole espacio a tierras que supieron ser quintas. Y como no hubo un límite de urbanización también se asentaron en lo que debería ser uno de los ingresos a Circunvalación desde Avellaneda. Esos vecinos son los que esperan ser reubicados para que avance la construcción del anillo vehícular de la ciudad. El resto mira y mastica bronca. "Dijeron que algo nos iban a dar, porque decían que iban a abrir calle Limitarte, pero no la van a abrir", explicó una doña. Los perros son flacos. Los carros se mezclan con las motos de baja cilindrada que circulan por las huellas que la última lluvia dejó en la calle de tierra. La humareda de la quema de basura, con la que los vecinos eliminan sus residuos, le da un toque de exclusión al lugar. Hay tanta pobreza que no alcanzan las retinas.
Hipótesis. "Era un buen pibe. Del barrio. En esa casa supo vivir el hermano, pero hace quince días se instaló él con la familia. Los vecinos le dábamos agua y luz tenían a veces. Anoche fue raro, porque los de Secco prendieron tarde los reflectores y cuando ellos no los encienden dejan el barrio que parece una jungla. No se ve nada. Una boca de loco", describió una vecina. Pero la fluidez del diálogo se estrellaba ayer, una y otra vez, cuando se trataba de hablar en profundidad sobre el oscuro final de Barrios.
La ejecución, de tinte mafioso, hizo inferir que cualquiera de las oscuras hipótesis —venganza o droga— sobre el asesinato podrían ser posibles. Claro está, descartando el robo por la pobreza del escenario. Fuentes allegadas a la pesquisa, en manos del fiscal de la Unidad de Homicidios Pablo Pintos, indicaron que la víctima no tenía antecedentes ni pedido de captura activos.
Un crimen escalofriante
El 15 de noviembre villa “La Cariñosa” fue sacudida por el asesinato de Alejandro Silva, cuyo cuerpo apareció calcinado en la colectora de Circunvalación y Lamadrid. Tenía 37 años y por el crimen fue detenida su novia, María Angélica A., de 30 años y bajo tratamiento psiquiátrico. La autopsia determinó que Silva fue quemado vivo.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger