Home » , » Cayó muerto por una puñalada que le dieron tras una pelea en un bar

Cayó muerto por una puñalada que le dieron tras una pelea en un bar

Written By Carlos Francisco Gutierre on 11 abril 2015 | 23:48

Joel Gaitán tenía 29 años, estaba separado y era padre de un nene de 5 años. La policía dijo que tenía antecedentes penales. El presunto homicida viviría a 150 metros de su casa.

Pasaje Racedo al 4300, donde cayó exánime Joel David Gaitán tras ser atacado por tres hombres.
Por Leo Graciarena / La Capital 
El asesinato de Joel David Gaitán, ayer a la madrugada, dejó en estado de conmoción a buena parte del barrio Bella Vista Oeste. El muchacho cayó muerto con una puñalada en el pecho a escasos 30 metros de su casa, en pasaje Racedo al 4300 (cortada paralela a calle Riobamba), entre Lima y Valparaíso. A media mañana los amigos de la víctima habían cercado la casa del supuesto matador, ubicada a menos de 150 metros de la vivienda de Joel, y se arremolinaban en su frente clamando venganza. Sobre el mediodía, efectivos de la comisaría 13ª se lo llevaron detenido, lo pusieron a salvo y a disposición del fiscal de homicidios Miguel Moreno. En la casa le hallaron ropas manchadas con sangre.
Joel David Gaitán tenía 29 años. Estaba separado y tenía un hijo de 5 años. Se ganaba la vida vendiendo copias truchas de películas en la puerta de un supermercado chino del barrio Bella Vista Oeste. Era hincha de Newell's Old Boys y tenía prontuario abierto. "Joel no era mal chico. Se estaba haciendo una pieza en el fondo porque su hijo quería venir para acá. Se ganaba la vida vendiendo películas en un súper chino y estaba viendo si cambiaba la parada a una carnicería de Pellegrini y Lima, donde hay más movimiento", explicó su madre.
"Nosotros no lo podemos creer. Nos llamaron y nos dije que Mauro le había dado una puñalada y que estaba tirado en la calle. Cuando lo ví ya estaba muy mal. El puntazo le destrozó el corazón", relató Mary, su madre, antes de romper en llanto en la puerta de la casa donde también vivía Joel. Mientras tanto, a media cuadra del lugar, los amigos de Gaitán salían en sus motos hacia la casa del supuesto matador: Mauro Emilio M., de 30 años y residente en Lima y La Paz. "El dice que no sabe nada y que no fue. Pero nadie le cree porque Joel le dijo a uno de sus amigos que había sido Mauro el que lo apuñaló", indicó Débora, una de los tres hermanos del asesinado.
Barrio conmovido. La muerte violenta tiene un efecto demoledor no sólo en el círculo íntimo de las víctimas sino también en su entorno. Y ante la muerte violenta no hay ni buenos ni manos, sólo conductas humanas. El asesinato de Joel Gaitán no fue la excepción. Mientras su madre lo lloraba en su casa de pasaje Racedo al 4300, sobre calle Lima las doñas del barrio y los curiosos seguían a la distancia cómo los amigos del muerto jaqueaban la posición del supuesto matador. "Para mí, el que lo va a ir a matar (al sospechoso) es ..... (y dijo un nombre). Porque ese también es terrible", le dijo una vecina a otra, mate en mano.
La noche del jueves Joel Gaitán y uno de sus amigos se fueron a tomar algo a un bar ubicado sobre Presidente Perón al 3700. "Ellos estaban ahí y mi hermano se quería venir. Y el amigo le decía: «Quedate y nos vamos juntos». El se vino igual y lo agarraron estos tres (Mauro y dos más) y lo cagaron a palos. El alcanzó a llamar a un amigo por celular y le dijo que lo estaban corriendo. Que en Avellaneda y Riobamba le habían dado una puñalada. Llegó hasta metros de la casa caminando y se cayó frente a una puerta celeste. El le alcanzó a decir al amigo que había sido Mauro y dos amigos que estaban relocos", contó, quebrada por el dolor, la hermana.
"Ahora estamos tratando de comunicarnos con su mujer, que vive en barrio Tío Rolo, para contarle lo que pasó. Porque ella y el nene no saben nada todavía", dijo la muchacha ayer al mediodía.
A Joel, su papá lo llevó en un auto al Hospital de Emergencias, donde ingresó pasadas las 4. Una hora más tarde había fallecido.
Mala fama. Sobre Mauro M., en Racedo al 4300 solo se dieron malas referencias. "Es un tipo que anda en cualquiera. Siempre empastillado. Acá en el barrio nadie lo quiere. Hace poco le robó a una vecina de la cuadra. Después lo cagaron a tiros un par de veces. La primera le dieron en un brazo y la última en el otro, todo porque se metió con un transero (vendedor de drogas). Ese pibe debe tener como diez balazos encima. Se hace el loco porque le da pastillas a los pibes y se da cartel de que anda con los de la barra brava de Central", relató una allegada a la familia Gaitán.
El mediodía de ayer, a Mauro M. se lo llevaron detenido. La policía le incautó una camiseta y una campera de Rosario Central con manchas de sangre y quedó a disposición del fiscal de homicidios Miguel Moreno. Nada se conoce de los otros atacantes de Joel Gaitán.
Dos detenidos por un intento de homicidio
La mañana del jueves agentes de la Policía de Investigaciones (PDI) detuvieron a Luciano "Lucho" P. y a César "Tini" F. como sospechosos de ser los autores de un intento de homicidio en medio del robo a una vivienda de la zona norte de la ciudad en la que resultó herido Roberto B. La víctima recibió un balazo en el tórax y anoche permanecía internado en coma farmacológico y con respirador en las instalaciones del Hospital de Emergencias Clemente Alvarez.
Según la policía Lucho vive en la zona de la villa La cerámica, en tanto Tini habita una casa a pocos metros de donde se cometió el hecho, en J. J. Pérez al 2400 (Baigorria a la altura del 3100), en el barrio Nuevo Alberdi Oeste.
Roberto B., de 59 años, logró evitar la "entradera" en su humilde hogar poco antes de las 2 de la madrugada del miércoles. A esa hora los vecinos escucharon un disparo y los gritos del dueño de casa. Luego la víctima fue trasladada en una ambulancia directamente al Heca y allí sigue internada.
En un primer momento los vecinos sostuvieron que los responsables eran tres muchachos que pertenecerían a una pandilla que comete robos menores en el barrio, y de acuerdo a los sospechosos que detuvo la PDI se afianzaría esa versión.
Nos entraron.PUNCTUATION_SPACERoberto B. vive junto a su pareja en ese rancho desde no hace mucho tiempo. La casa es muy humilde y la custodian tres perros callejeros. Por otro lado la puerta principal se cierra con una linga de acero. El cable es lo que habría sido cortado por los ladrones para ingresar a la vivienda, pero los ruidos que hicieron alertaron a la pareja. "Me parece que nos entraron", le dijo la mujer a Roberto.
Las primeras informaciones recabadas por la fiscalía daban cuenta de que el hombre, al ver invadida su casa, no tuvo mejor idea que enfrentar a los intrusos con una caña de pescar y luego de propinarles un par de golpes pudo expulsarlos hasta la calle, pero los malhechores se defendieron a los tiros.
"Dicen que la bala le tocó un riñón", comentó un vecino el jueves pasado en el lugar.
En las próximas horas los detenidos serán sometidos a una audiencia imputativa para así aclarar su situación.
Share this article :

0 comentarios:

Publicar un comentario

Todo lo que puedas aportar para mejorar este Blog será bienvenido. Opiniones, Historias, Fotos, etc. Puedes hacerlo también a mi e-mail: charlesfrancis1953@hotmail.com
Por todo; Gracias.-
Carlos

 
Support : Creating Website | Johny Template | Mas Template
Copyright © 2011. LA CHICAGO ARGENTINA - All Rights Reserved
Template Created by Creating Website Published by Mas Template
Proudly powered by Blogger